Sergio Berni ratificó que su vereda es la de la derecha

10/5/20- El jueves 7/5 Sergio Berni, ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, visitó la ciudad de Chacabuco como parte de una gira que realiza por el interior de la provincia donde, en teoría, discute con los intendentes de distintos municipios los protocolos que se están aplicando para enfrentar la crisis sanitaria en la que los colocó el Covid-19. 

De dicha reunión no hay resoluciones claras, solo quedan más dudas que certezas tomando en cuenta el cuadro en el que se encuentra la ciudad hoy. El día miércoles (6/5) se registró el primer caso positivo de la ciudad y al día siguiente ya se hacía público un total de 3 casos positivos y 14 sospechosos. 

Luego de terminar la reunión, aún en la entrada de la municipalidad, Sergio Berni respondió una pregunta sobre su vínculo con el kirchnerismo y la izquierda, donde dejó en claro una posición: “hace 32 años trabajo con Cristina en políticas inclusivas y si hay un lugar donde estoy es en la vereda de enfrente de la izquierda” (Diario Cuatro Palabras).

Que Sergio Berni está en la vereda opuesta a la izquierda no es noticia y hasta es un alivio, ya que nos deja en claro que nosotros estamos en la correcta. En la vereda de Berni reina la represión, como la que sufrió una familia de músicos en Junín, que fue salvajemente golpeada por 12 efectivos policiales por realizar karaoke por videoconferencia. Esta brutal golpiza le dejó a Marcelo Teilleri dos costillas quebradas, el tabique roto y un ojo comprometido.

También la sufrieron en Quilmes, donde fueron reprimidos los trabajadores del frigorífico Penta que están desenvolviendo una enorme lucha en defensa de sus puestos de trabajo, cuando el gobernador de la provincia, Axel Kicillof (Frente de todos), prestó el servicio de la policía bonaerense para salvaguardar los intereses de la patronal.

Para Berni no hay excusas a la hora de reprimir, el Polo Obrero ha denunciado en un comunicado que la policía ejerce mano dura en los barrios para hacer cumplir la cuarentena, dejando a los compañeros desocupados, trabajadores informales y la juventud de los barrios como carne de cañón para aplicar la más cruda violencia institucional. Lamentablemente, el Estado provincial no pone el mismo empeño en garantizar que los comedores reciban la mercadería para poder funcionar o para que los compañeros del Polo Obrero puedan organizar las ollas populares que, muchas veces, proveen el único alimento del día para decenas de familias.

En Chacabuco también hay antecedentes de violencia institucional por parte de la policía en el marco de la cuarentena, ya que en los primeros días del aislamiento fueron arrestados dos albañiles que se dirigían a trabajar y algunos malabaristas que buscan subsistir en los semáforos de la ciudad, quienes ahora tienen causas federales abiertas. Estas son las políticas inclusivas en las que Sergio Berni dice estar trabajando hace más de 30 años.

En este cuadro, desde el Partido Obrero celebramos no contar con personajes como Sergio Berni en nuestra vereda y repudiamos todo tipo de accionar de las fuerzas represivas contra la clase obrera, las cuales están siempre avaladas por el estado y sus representantes (Frente de Todos a nivel nacional y provincial, Cambiemos en el ámbito local).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *