No a la presencialidad de Aiola y Kicillof. Dispositivos y conectividad para garantizar la virtualidad


25/6/21- Desde abril en Chacabuco las clases presenciales están suspendidas, por el alza de casos positivos. Una tasa de incidencia según el propio Aiola de 900, muy por encima de lo recomendado. La presencialidad era un riesgo para la comunidad educativa: docentes aislados, alumnos contagiados y en un contexto que no ayudaba a los trabajadores de la salud que no dan abasto en el hospital. Esto se suma al aún bajo porcentaje de docentes y auxiliares vacunados con las dos dosis.

La suspensión de las clases presenciales llevó a lxs alumnxs de todas las escuelas a la virtualidad, sin garantizar la continuidad pedagógica de lxs estudiantes, ya que no todxs cuentan con los medios tecnológicos. Sin embargo, habiendo tenido la experiencia del 2020 el gobierno municipal no tomó ninguna medida para intentar revertir esta situación (como tampoco el nacional y provincial).

El intendente y sus funcionarios militan a toda costa la vuelta a la presencialidad, al igual que Trotta, Larreta y Kicillof: presentarán en el Concejo Deliberante un pedido para una audiencia pública sobre presencialidad en la localidad, y luego el resultado será enviado a provincia para que tomen una decisión. Esto no se adapta a ningún criterio epidemiológico (máximo 200 casos en 14 días cada 100.000 habitantes) y pone en riesgo tanto alumnos como personal docente y auxiliar a un posible contagio del virus.

A esta situación se suman las bajas temperaturas propias del período invernal las cuales se hacen sentir con mayor intensidad en escuelas que deben permanecer con ventanas y puertas abiertas sin ninguna medida contingente en términos de calefacción, es decir: la salud de niñes y jóvenes se ve doblemente expuesta tanto al covid-19 como a las enfermedades que encuentran en las bajas temperaturas un ámbito propicio para su desarrollo y proliferación.

El 16 de junio el Ministerio de Educación de la provincia de Buenos Aires estableció que Chacabuco continúa en fase 2 sin clases presenciales, excepto las localidades (Rawson, O’higgins y Castilla). El director de Educación Cruz expresó que «las condiciones epidemiológicas daban pie para que se reanuden las clases en dichas localidades», diez días después Rawson suspende las clases por falta de calefacción en las aulas.
Esta situación desnuda el abandono estatal a escuelas públicas, siendo que hace más de un año que estamos atravesando esta pandemia y ningún gobierno tomó decisiones para mejorar las infraestructuras de las instituciones.

Ante el colapso del sistema sanitario y el grave cuadro de crisis social, desde Tribuna Docente exigimos el pase total a la virtualidad en los distritos dónde el semáforo de en rojo, asegurando dispositivos, conectividad para todo el alumnado, por presupuesto educativo y las condiciones de infraestructura,
que se desdoblen los cursos virtuales para la apertura de nuevos cargos para docentes desocupados, para que les docentes a cargo puedan dar clases de a grupos reducidos y no terminen haciendo doble trabajo por sueldo precario, actos públicos presenciales, salario docente igual a la canasta básica, vacunas para todxs los trabajadores de la educación.

Esta nueva presencialidad administrada va al fracaso puesto que la mayoría de los establecimientos educativos no cuentan con las condiciones edilicias ni calefacción para la asistencia de docentes y estudiantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.