Solicitada

3/9/12-
CUANDO……
Cuando un gobierno interfiere el derecho que tiene cualquier habitante de disponer libremente de sus ahorros.
Cuando un gobierno manipula la justicia para que no se aclaren hechos de corrupción en los cuales se encuentran sospechados sus propios integrantes.
uando un solo funcionario, en forma absolutamente autoritaria, decide cuales y cuando pueden importarse distintos productos, llegando al extremo de perjudicar la salud de la población por falta de insumos en hospitales y paralizando a gran parte de la industria por faltantes para la producción.

Cuando se beneficia a “amigos” del gobierno, facilitándole la explotación de negocios millonarios.

Cuando el gobierno nacional reparte remeras, llaveros, globos (con fondos que todos pagamos) con leyendas a contrarias a medios de difusión que no le son adictos.

Cuando no se cumple con la justicia que dictamina a favor de los jubilados a la vez que se dilapidan fondos de los mismos, pagando sueldos exagerados a inoperantes funcionarios que ocupan cargos como en el caso de Aerolíneas Argentinas.

Cuando se utiliza la cadena nacional de radio y televisión para acusar a los que no opinan como el gobierno.

Cuando se aprovechan de los cargos públicos para comprar terrenos a precios irrisorios y como si todo esto fuera poco, desde el gobierno se afirma “vamos por todo” avizorando en el horizonte una imagen chavista al estilo de Venezuela.

Cuando la sintonía fina nos esta llevando a vivir situaciones que confinan con el autoritarismo y que lejos esta de condecir con un gobierno democrático y progresista produciendo además un aislamiento con el resto del mundo, dando una imagen de país poco creíble para la inversión.

Cuando escuchamos que La Campora entra en las escuelas con intención de adoctrinar a nuestros hijos en lugar de preocuparse por mejorar el nivel educativo y buscar la forma de detener el índice de deserción que en las escuelas secundarias llega al 37 % .

Cuando todo esto ocurre, debemos preguntarnos si este es el país que queremos y si no es así, empecemos a trabajar para recuperar el prestigio de Nación que nunca deberíamos haber perdido y el derecho a ser respetados como cualquier habitante de un país libre y democrático.

Alberto R. Limia
Concejal FAP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *