Salarios estatales: Aiola paga lo que quiere y no lo que debe

9/5/20- El Municipio abonó los sueldos este miércoles, con una semana de atraso, junto con las horas extras, que hasta el mes pasado se pagaban desdobladas. Pero han desdoblado el pago de la ayuda escolar. No hay noticias tampoco del bono de $5.000 a los trabajadores de la Salud que Nación anunció hace varias semanas, con motivo de la cuarentena, no se están pidiendo las declaraciones juradas a los trabajadores para iniciar el trámite.

En medio de un ajuste brutal, con una inflación anual que ronda el 50% y aumenta la carestía, los trabajadores municipales de la ciudad tienen que sobrevivir con un salario de miseria –ronda los 19 mil pesos más horas extras- frente a una canasta básica calculada en marzo de este año en $40.782 por el propio INDEC. Muchos de ellos tienen que tomar otro trabajo porque, obviamente, con un sueldo sólo no alcanza y la mayoría debe cancelar deudas y créditos (el pago tardío del Municipio atenta contra esto, ya que los intereses se multiplican día a día). A esto se suma la falta de paritarias, ya vencidas, que ATE y el Sindicato Municipal no reclaman, atentando aún más contra las condiciones de vida de los trabajadores.

¿La plata dónde está?

A esta situación crítica se le sumaron esta semana varias incógnitas provenientes de la Intendencia de Aiola (Cambiemos). El Secretario de Gobierno, Alejo Pérez, planteó que “nos endeudamos para pagar salarios y volveremos a hacerlo en junio” (Radio Líder 6/5/20). Nunca aclaró Pérez con quién se endeudó el Municipio (¿será con el Banco Provincia?), a qué tasa de interés y cuál es el monto total del empréstito a devolver, que, por supuesto agravará las ya flacas arcas municipales con “Emergencia Económica” incluida, poniendo en serio riesgo el cobro de los salarios para los meses que vienen.

Chacabuco recibió en abril $8.400.000 de la Coparticipación que envía Provincia para abonar salarios estatales. Es uno de los Municipios que mayor porcentaje recibe de la Cuarta Sección Electoral. Pese a esto, distintos funcionarios han declarado que es insuficiente y que la “Caja” del Municipio está en rojo, presionando por lo bajo a Kicillof para que aumenta la ayuda. Ahora bien, ¿este dinero se volcó al pago de los sueldos? Se desconoce el porcentaje del presupuesto anual (2177 millones de pesos aprobado en febrero, es decir, pre-pandemia) destinado a la masa salarial, así como también la plantilla de empleados totales que dependen del Municipio. Pese a la parálisis económica producto de la cuarentena el Municipio tiene ingresos por tasas, que tampoco se han informado. El “balance en rojo” que se anuncia a los cuatro vientos es una incógnita si no tenemos acceso a los números reales.

Que el Municipio abra los libros

Ante este panorama Aiola esconde los números, monopolizando el estado real de la recaudación y su incierto destino, sin rendir cuentas a nadie (el Concejo Deliberante está “en cuarentena”). Necesitamos que el Municipio abra los libros. Tenemos que conocer la situación económica y fiscal de Chacabuco, para dirigir las partidas presupuestarias en beneficio de la mayoría trabajadora de la ciudad, asegurando el pago de salarios y contribuciones. Que se cobre un impuesto extraordinario a la AgroIndustria, los grandes beneficiarios junto a los Bancos en la cuarentena, para financiar el aumento de salarios a todos los trabajadores municipales. Apertura de paritarias y la actualización mensual por inflación de los salarios.

Que la crisis la paguen los capitalistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *