PRISION PERPETUA PARA UNO DE LOS SECUESTRADORES DE DIEGO MIGUELES

SU FAMILIA EN LA ACTUALIDAD VIVE EN RAWSON Y ESTAN A CARGO DE LA CONSERJERIA DEL CLUB SARMIENTO.

Diego Migueles, el joven que en 2008 fue asesinado a balazos en El Palomar.
Diego Migueles, el joven que en 2008 fue asesinado a balazos en El Palomar.

10/5/10- El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de San Martín condenó a prisión perpetua a uno de los secuestradores de Diego Migueles, un joven que en 2008 fue asesinado a balazos en El Palomar pese a que se había pagado un rescate, informaron fuentes judiciales.
Los jueces Eduardo Fratto, Gustavo Varvello y Germán Saint Martin condenaron a la máxima pena al único imputado que llegó a juicio, Walter Torres, al considerarlo autor de los delitos de “secuestro extorsivo agravado por la participación de tres o más personas y con el resultado doloso de muerte, en concurso ideal con robo doblemente agravado”.

Migueles fue secuestrado el 2 de marzo de 2008 por la noche, cuando circulaba con una camioneta destinada al reparto a clientes de la parrilla “Víctor” de la localidad bonaerense de Santos Lugares, propiedad de su cuñado.

Tras la captura, los secuestradores se comunicaron con el cuñado de la víctima y le pidieron 30.000 pesos de rescate, pero finalmente aceptaron 6.000 pesos y dijeron que lo iban a liberar.

Sin embargo, la mañana siguiente, Migueles fue hallado asesinado en un terreno situado frente al Colegio Militar de la Nación y a unos 100 metros de la estación de trenes de El Palomar.

En su alegato, la fiscal Noemí Carreira recordó que Torres fue detenido un día después del asesinato, luego de que otro partícipe del secuestro llamó al servicio de emergencias 911 y confesó a la operadora cómo había ocurrido el hecho y quiénes habían intervenido.

Según se incorporó por lectura en el juicio, el captor explicó que a Migueles lo asesinaron en el marco de una discusión de la banda porque algunos de sus integrantes estaban disconformes con los 6.000 pesos que la familia había pagado como rescate.

En el marco de esa pelea, Migueles quiso escapar y fue asesinado por la espalda de tres balazos, uno en el glúteo, otro en la cintura y el tercero detrás de una oreja.

Carreira dijo que otra prueba es que cuando fue apresado a Torres le dio positivo el “dermotest”, un peritaje que se realiza en las manos para determinar si en las últimas horas una persona disparó un arma de fuego.

También se incorporó la declaración del suegro de Matías Díaz, quien estuvo detenido por el caso y luego fue liberado, que dijo que su yerno le contó al otro día del asesinato que el imputado “se había mandado una cagada”.

Por su parte, la defensa de Torres reclamó la absolución para su defendido al sostener que no intervino en el hecho, que las pruebas reunidas no lo comprometen y tomó como base la declaración de una prima del imputado que asegura que la noche del crimen estuvo en su casa.

En la causa, instruida por el fiscal federal de San Martín Jorge Sica, hubo varios detenidos, pero luego fueron liberados por falta de mérito y finalmente sólo hubo pruebas para enviar a juicio a Torres.

Uno de ellos es Nelson Torres, alias “Johnny”, hermano de quien hoy fue condenado y un delincuente que se cree que fue quien llamó al 911 y luego murió en un tiroteo con la policía en el barrio Ejército de Los Andes de Ciudadela Norte, conocido como “Fuerte Apache”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *