Municipales: la lucha debe continuar

5/5/22- Los empleados municipales de Chacabuco tienen salarios apenas por encima de la canasta de indigencia. Con una planta de 1800 trabajadores con básicos de $39.000 el ajuste de Víctor Aiola (Juntos) los perpetúa en la miseria. En peor situación se encuentran los tercerizados del municipio: agentes de tránsito cobrando subsidios de hambre de Nación; subsidios de indigencia para otros trabajadores y ultra explotación a beneficiarios del programa Potenciar Trabajo que realizan tareas de limpieza y reciclado por $16.500, eso siempre que los punteros del PJ o de Juntos no decidan quitarles una parte.

El ataque viene de muchos años y no distingue signo político. La gestiones de Golia (PJ) y Barrientos (PJ) pagaban  salarios muy por debajo de la canasta de pobreza. La situación se agravó con la llegada de la pandemia. El Ejecutivo congeló los salarios por un año entero mientras que los funcionarios  se aumentaron en una sola cuota un 50% sus ya abultados sueldos. Un verdadero régimen de precarización laboral y miseria a manos del Estado.

La burocracia cómplice, siempre

Los sindicatos mayoritarios son ATE (Verde) y Sindicato de Trabajadores Municipales que pertenece al Fesimubo. Los mismos hace años vienen entregando el salario sin asambleas de base, mucho menos medidas de lucha. Pactan con la patronal y son tan responsables como ella por el ataque al salario.  Ambas direcciones cercanas al peronismo no se sonrojan en pactar a la baja con el macrismo gobernante.

La gota que rebalsó el vaso

Esta situación de miseria insostenible tuvo su punto más alto en 2021 cuando, hartos del ajuste en sus salarios y la complicidad de las direcciones burocráticas, los trabajadores bloquearon la puerta del Corralón Municipal y realizaron un acampe en defensa de su salario y mejores condiciones laborales. El ataque del Ejecutivo fue brutal llegando a traer una empresa privada de Junín y pagarle $100.000 por día para realizar la recolección. Nuevamente a pesar de la histórica lucha, el ámbito de debate que abrió, el método clasista de la asamblea y el corte, la burocracia maniobró y arregló por monedas.

Paritaria 2022

Al comienzo de está paritaria el municipio ofreció en la Mesa de Relaciones Laborales un 35%. Luego de varias reuniones la dirección de ATE, con una asamblea fantasma de solo 30 trabajadores, y sin ningún tipo de medida de Lucha, firmó el acuerdo por un 41.5% (del que un 4.5% fue a cuenta de la paritaria 2021). El SdTM, luego de dos asambleas rechazó la propuesta y realizó un paro. Ahora se encuentra en «estado de alerta y movilización». Aiola aprovechó la división para decretar el aumento del 37% por decreto intentando cerrar el conflicto, cuando la inflación anual  tendrá como piso un 60%,  promedia el 6% mensual y llega al  8% en alimentos.

La salida

Hay que retomar y profundizar el camino que se inició el año pasado el bloqueo del Corralón. La burocracia estaba obligada a consultar a la asamblea del corte los pasos a seguir. Esos son los métodos del clasismo. Planteamos como pliego de reclamos un salario municipal igual a la canasta básica según el INDEC (hoy en $90.000) y actualizaciones mensuales por inflación. Pase a planta de todos los tercerizados, subsidiados y que cobran planes. También un convenio colectivo de trabajo que proteja al trabajador municipal y unifique los contratos. Basta de persecución laboral y de castigar al trabajador que reclama quitándole horas extras.

La lucha no terminó

Este conflicto sigue abierto, SdTM todavía no aceptó la oferta, aunque no haga nada para luchar por un salario mejor. Apoyados en esto todos los trabajadores municipales deben decidir en asamblea un plan de lucha progresivo en defensa de su sueldo y condiciones laborales. Presionar a ATE para que llame a asambleas y vuelva a la lucha. 

Partido Obrero Chacabuco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.