Monóxido de carbono: lo que hay que tener en cuenta

14/6/22- Desde la Dirección de Salud brindan información sobre el monóxido de carbono, gas muy tóxico para las personas y los animales. 

Ingresa al organismo a través de los pulmones y desde allí pasa a la sangre, ocupando el lugar del oxígeno. Reduce la capacidad para transportar oxígeno de la sangre y hace que las células no puedan utilizar el oxígeno que les llega. La falta de oxígeno afecta principalmente al cerebro y al corazón. Puede provocar intoxicaciones graves, incluso la muerte.

Se lo llama el asesino invisible porque:
• No tiene olor
• No tiene color
• No tiene sabor
• No irrita los ojos ni la nariz

¿Cómo se produce la intoxicación por monóxido de carbono?
El monóxido de carbono se produce por la combustión incompleta de cualquier material que contenga carbono: gas, petróleo, carbón, kerosén, nafta, madera, plásticos, etc.; en un ambiente con una concentración de oxígeno escasa o insuficiente.

Cualquier artefacto que utilice material combustible (gas, petróleo, carbón, kerosén, nafta, madera, plásticos) puede producir monóxido de carbono cuando se quema en forma incompleta:

• Calefones, termotanques, calderas
• Estufas, braseros, salamandras
• Cocinas, anafes, calentadores, parrillas a leña o carbón, hornos a gas o leña
• Motores de combustión (vehículos, motosierras, generadores eléctricos, etc.).

Si el único medio para calefaccionar el hogar es un brasero, es necesario tomar las siguientes precauciones:
• Encender el brasero fuera del hogar.
• Ingresarlo en el hogar cuando no se observa el desprendimiento de humos.
• Mantener una ventilación del ambiente que asegure el ingreso de aire limpio.
• No dormir con el brasero encendido dentro de la habitación.
• Retirar el brasero del hogar antes de dormir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.