LOS BUQUES QUE QUIERAN TRANSPORTAR MERCADERIAS EN LAS INMEDIACIONES DE LAS ISLAS MALVINAS DEBERAN SOLICITAR AUTORIZACION AL GOBIERNO ARGENTINO

17/2/10- A través de un decreto firmado ayer por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se dispuso que todo buque que navegue por las Islas Malvinas e islas del Atlántico Sur deberá ser autorizado por el Gobierno.
El decreto presidencial dispone que todo buque que quiera transitar entre puertos ubicados en el territorio continental argentino y puertos en Malvinas e islas del Atlántico Sur deberá solicitar autorización previa expedida por autoridad competente.

La decisión del gobierno surge en momentos en que empresas petroleras británicas anunciaron el inicio de las actividades de exploración de hidrocarburos en la zona en disputa.

El decreto presidencial subraya que “todo buque o artefacto naval que se proponga transitar entre puertos ubicados en el territorio continental argentino y puertos ubicados en las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur, o atravesar aguas jurisdiccionales argentinas en dirección a estos últimos y/o cargar mercaderías a ser transportadas en forma directa o indirecta entre esos puertos”.

El decreto 256, firmado esta mañana por la jefa del Estado, dispone además la creación, en el ámbito de la Jefatura de Gabinete, de la Comisión Permanente de Evaluación de Regulaciones, la que estará integrada por representantes de las áreas pertinentes de los ministerios de Planificación, Justicia, Economía, Industria y Turismo y la Cancillería.

Esta comisión tendrá a su cargo coordinar las acciones necesarias para aplicar el decreto y actuar como organismo de asesoramiento y consulta de la autoridad nacional competente.

La medida expresa que el Ministerio de Planificación, a través de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables; el Ministerio de Justicia, a través de la Prefectura Naval, y los ministerios de Economía e Industria dictarán, en el ámbito de su competencia, las normas reglamentarias que resulten necesarias.

En los considerandos del decreto se señala que la Argentina “ha puesto en conocimiento de las empresas vinculadas con las ilegítimas actividades propiciadas” por Gran Bretaña, “y de los gobiernos de los países en que dichas empresas tienen su sede, tanto su posición como su protesta ante el gobierno británico”.

Se enumeran además las diversas resoluciones de la ONU, de la OEA y de otros organismos internaciones que han reconocido “una disputa de soberanía” debido a la “ilegítima ocupación” de las Islas Malvinas, incumplidas por Gran Bretaña.

También se detallan las normas dictadas por la Argentina en defensa de sus recursos naturales, en espacios marítimos e insulares que son “parte irrenunciable del territorio nacional”, y que, entre otras, fundamentan el decreto 256.

La firma del decreto fue anunciada por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en una conferencia de prensa que brindó en el Salón Sur.

Fernández sostuvo que “es de público conocimiento que el Reino Unido ha comenzado la búsqueda de recursos hidrocarburíferos en la zona de las islas Malvinas” y recordó que la Argentina ha insistido en todos los foros internacionales que Gran Bretaña debe ajustarse “al derecho internacional”, en cumplimiento de las resoluciones de las Naciones Unidas (ONU).

Agregó que “el Reino Unido mantiene su negativa a dar cumplimiento a las resoluciones de la ONU, que reconoce la existencia de una disputa de soberanía e insta a los gobiernos de Argentina y el Reino Unido a que `reanuden las negociaciones a fin de encontrar una solución pacífica, justa y duradera de la disputa”.

El jefe de Gabinete indicó que “persiste el incumplimiento británico a la disposición de no innovar”, establecida en la resolución 31/49 de la Asamblea General de la ONU.

Fernández mencionó la ocurrencia de “sucesivos episodios vinculados a la exploración de recursos naturales” y recordó que el Ministerio de Planificación, en marzo de 2007, a través de la Secretaría de Energía dictó la resolución 407/07 por la cual “se busca preservar los recursos naturales” en la plataforma continental argentina de parte de terceros que no cuenten con aprobación”.

“Esto tiene que ver con la defensa de los intereses de los argentinos, no sólo de la soberanía, que no es necesario remarcar porque forma parte del pensamiento de todos y cada uno de los habitantes de nuestro país, sino de todos los recursos que pudieren existir” en la zona de Malvinas y en la plataforma continental de la Argentina, sostuvo Fernández.

“El gobierno ha protestado enfáticamente ante el gobierno de Gran Bretaña por actos unilaterales, objeto de esta controversia”, indicó. El ministro recordó además que la Constitución Nacional, en la modificación realizada en el año 1994, establece “la legítima e imprescriptible soberanía sobre Malvinas”.

El 10 de febrero último, la Cancillería denunció que el buque de bandera extranjera Thor Leader iba a ser empleado en el puerto de Campana para transportar un cargamento de tubos sin costura producido en la Argentina.

Ese material “fue prohibido por la subsecretaría de Puertos y Vías Navegables por haber incurrido en contravenciones a las normas relativas a operaciones portuarias vigentes en la Argentina”, se indicó.

La Cancillería agregó en aquel momento que “los registros de navegación de dicho buque indican que en enero pasado operó en Puerto Argentino, sin que obren constancias de haber sido despachado por las autoridades portuarias argentinas competentes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *