Las hijas de Sonia Ponce, la mujer de Chacabuco que murió por quemaduras, brindaron una conferencia de prensa

16/5/20- Las tres hijas de Sonia Ponce, la vecina de Chacabuco que falleció el pasado viernes 8, luego de haber sufrido quemaduras en un conflicto con su esposo, brindaron ayer una conferencia de prensa. El encuentro con los medios tuvo como objetivo responder a acusaciones que, según dijeron, les realizan los hermanos de su madre. En segundo lugar, se responsabilizó al Estado por la muerte de la vecina ya que, afirmaron, los pedidos de ayuda que realizaron a distintos organismos no tuvieron respuesta.
El 27 de abril pasado Sonia Ponce ingresó al Hospital Municipal con quemaduras de consideración. Por este hecho se inició una causa penal por tentativa de femicidio. El acusado es su esposo, Raúl Funes, que se encuentra detenido en la Unidad Penitenciaria 49 de Junín.
Ayer, en la conferencia de prensa, las hermanas Luciana, Jimena y Débora expresaron que el desencadenante del hecho fue una ‘relación enfermiza’ que había entre sus padres, además de que no hubo organismos del Estado que intervinieran para una situación que a los hijos se les había ido ‘de las manos’. Además, lamentaron que, además de haber período a su madre, su padre esté preso.

‘Había un
amor enfermizo’

El mensaje fue brindado por Luciana, que contó que está situación de conflicto conyugal entre sus padres se dio desde noviembre de 2018. En aquel momento se produjo un problema en la pareja que derivó en que su madre sufriera un ‘estrés postraumático’. Este diagnóstico, dijo, fue realizado por un psiquiatra que la atendió, que también les advirtió que Sonia podría ‘atentar contra su propia vida o la de la pareja’.
‘Había un amor enfermizo entre los dos’, graficó la joven, y señaló que junto a sus tres hermanos trataron de ayudar a sus padres.
‘Le ofrecimos a mi mamá una asistencia psicológica y psiquiátrica que no aceptó nunca. El psiquiatra igualmente la evaluó por única vez y nos dio el diagnóstico del estrés postraumático’, comentó. Luego dijo que con sus hermanos        -son cuatro en total-, viendo ‘los enfrentamientos, discusiones y peleas que había entre sus padres’, que se daban a diario, decidieron solicitar ayuda a la Justicia.
‘Hicimos seis denuncias en el Juzgado a cargo del juez Luna. Lo único que pedíamos era la separación de ellos dos y la ayuda psiquiátrica y psicológica, que nadie nos brindó’, prosiguió. También dijo que en ese año y medio hubo muchas denuncias de su madre hacia el esposo, además de pedidos de perimetrales que evitaran que Funes pudiera estar con ella.
‘Pedía perimetrales y a la hora iba con él a retirarlas’, dijo Luciana. Además, dijo que cuando había órdenes perimetrales vigentes diariamente iban móviles policiales a la casa, para chequear que Funes no estuviera, pero el hombre ‘estaba adentro’.
También señaló que existía una orden para que su madre fuera internada en un establecimiento psiquiátrico. ‘Fueron una vez a buscarla y no estaba, y nunca más insistieron’, dijo la hija de Sonia Ponce, y señaló que la situación se les ‘fue de las manos’.
‘Le pedimos ayuda al Estado y el Estado nunca nos ayudó, y lo que veíamos en la tele de cosas que pasaban en otras parejas, pasó acá’, expresó la joven, muy emocionada.

‘Respeten este dolor’

‘Pedimos que nos respeten en este dolor’, dijo luego Luciana, en alusión a acusaciones recibidas de parte de familiares de su madre. 
‘Desde el primer día que pasó el hecho la familia de   mi madre nos acusó de asesinos. Mi mamá trabajaba en mi casa diariamente, desde las ocho hasta las tres de la tarde’, dijo Luciana, y señaló que ‘nadie mejor’ que ella y sus hermanos conocían la situación. Luego volvió a referirse a la ausencia del Estado.
‘No se acercó un psicólogo, un médico ni la Justicia durante un año y medio, y hoy no tenemos a mi mamá, ni tampoco a mi papá. El Estado y la Justicia nunca nos escucharon. ¿Cómo puede ser si estuvimos un año y medio golpeando puertas?’, preguntó.
La hija de Sonia Ponce volvió a pedir respeto y afirmó que hoy hay cuatro hijos y trece nietos que sufren la pérdida de un ser querido y los ataques.
‘Convivíamos día a día con nuestros papás, y sabíamos que había una relación enfermiza, y pedimos ayuda, y no puede ser que salgan a culparnos y decirnos que los femicidas somos los hijos. No es así. Acá el único femicida es el Estado ausente’, afirmó la vecina, y agradeció el apoyo recibido de Belén Yannetti e integrantes de la Multisectorial de Mujeres de Chacabuco.
En el final, volvieron a pedir respeto a sus familiares.
‘Respeten el dolor de los hijos y los nietos, y no juzguen’, solicitaron.

Fuente: www.dehoy.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *