Gimnasios y escuelas de danzas pidieron autorización para trabajar en Chacabuco

2/9/20- Un centenar de personas se manifestó en el mediodía de ayer frente a la Municipalidad de Chacabuco con el objetivo de reclamar que los gimnasios y escuelas de danzas puedan seguir funcionando en la fase 4 de la cuarentena, después de que estuvieron abiertos –en algunos de los casos– durante quince días y ayer debieron volver a cerrar sus puertas.
La convocatoria se dio a través de las redes sociales el lunes último, después de que el secretario de Gobierno, Alejo Pérez, realizó declaraciones, en las que aclaró cómo sería el regreso a la fase 4. ‘Cuando otros municipios permiten la flexibilización de los gimnasios en la fase 4, a nosotros nos vuelven a cerrar’, habían afirmado en una parte del mensaje que circuló por las redes sociales para convocar a la manifestación de ayer. 
Durante la concentración –en la que se recalcó que todos quieren volver a trabajar después de varios meses de inactividad–, se hizo hincapié en que las autoridades ‘entiendan que los gimnasios son seguros y la salud física es importante para las personas que asisten a realizas actividad física’.
A nivel provincial la situación es compleja y variada, ya que así como muchos municipios que están en la fase 4 y tienen cerrados sus gimnasios, otros decidieron desestimar las pautas fijadas por la Gobernación. Uno de ellos es Junín, donde las autoridades sacaron una ordenanza sancionada meses atrás, de dudosa legalidad, que dispone para el distrito una especie de fase 4 ampliada, en la que está contemplado el funcionamiento de gimnasios y establecimientos similares. 
Otro es Chivilcoy, donde se decidió permitir que los centros de entrenamiento funcionen, pero con sólo una persona por turno. Además, como alternativa se les ofreció trasladar parte de los equipos de sus gimnasios al Polideportivo Municipal, que cuenta con una amplia superficie.
Durante varios minutos, los presentes se hicieron oír con aplausos y con cánticos en los que pedían volver a trabajar, mientras que varios automovilistas hicieron sonar las bocinas de sus vehículos en apoyo a los manifestantes, que se presentaron con sus tapabocas y de manera muy pacífica.  
Mientras se desarrollaba la manifestación en la plaza San Martín –que luego se trasladó a la vereda del Palacio Municipal–, varios de los propietarios o empleados que trabajan en los gimnasios y en las escuelas de danzas dialogaron con la prensa para expresar sus sensaciones por la situación que se vive. 
Sofía González: ‘Soy la dueña de un gimnasio y venimos a que nos dejen trabajar. Que por favor nos abran  o que por los menos nos flexibilicen como hicieron en otras ciudades. Somos todos profesionales, responsables y sabemos cuidar a los alumnos. Creemos que debemos estar abiertos como cualquier rubro, porque nos dicen que la vacuna llegará en 2021, ¿y entonces qué? ¿pensamos que debemos estar cerrados hasta el año que viene cuando todo el mundo está trabajando y son responsables de usar bien los protocolos? Así que creemos que merecemos trabajar como cualquier otro’.
‘En mi caso tuve que cerrar el 16 de marzo pasado –agregó– y recién pude abrir hace quince días y ayer tuve que volver a cerrar. Cada uno tiene sus gastos para poder abrir y demás, pero creemos que tenemos que seguir manteniéndonos abiertos como en otras ciudades. Como dueños de los gimnasios nos hacemos responsables de usar bien el protocolo, por lo que necesitamos estar abiertos’.
Martina Melli: ‘Hace tres años que estamos trabajando y en 2019 logramos mudarnos y crecer. Pudimos trabajar menos de un año en el nuevo local y tuvimos que cerrar por la cuarentena. Estuvimos cinco meses cerrados y recién pudimos volver a abrir hace quince días, como todos, respetando el protocolo, metiendo menos del 50 por ciento de las personas  que siempre iban al gimnasio, dejando clientes afuera que querían entrar. De esta forma, volver a cerrar e ir para atrás o volver a hacer clases online, la gente ya está cansada. Lo único que estamos pidiendo es poder trabajar en nuestro gimnasio. Buscamos siempre crecer, incrementar más gente y mejorar el servicio. Seguimos los protocolos muy bien durante estos quince días y el lunes nos desayunamos con que debíamos cerrar’.   
‘Nos gustaría que nos convoquen para poder hablar con ellos –añadió–, para plantearles que hay maneras de ajustar más el protocolo o lo que sea necesario para poder volver a trabajar’.

‘Situación muy triste’

Santiago Orsini: ‘Es una situación muy compleja y muy triste porque habíamos reabierto con muchas expectativas y con la ilusión de volver a trabajar, y te cortan las piernas sin justificativos. Estamos hablando de dos casos de diferencia cuando nos dieron el okey para volver a abrir. Dos casos no te pueden hacer cerrar una industria como lo es la de los gimnasios, que mueve mucha gente y que lo necesita. Muchos municipios adaptaron la fase y esto tranquilamente se puede hacer acá y no sé por qué no se hace’. 
‘En mi caso tuve contacto con gente del Municipio en el primer mes –agregó– y como se hizo un manoseo terrible preferí no tener más comunicación para no terminar mal la relación. Siempre estuve a la expectativa de ver qué pasaba y así pasaron seis meses, que son insostenibles con los alquileres y con los servicios. Es imposible. Les diría que hagan la prueba a todos los políticos o a los que cobran el cheque todos los meses acá, a ver si pueden vivir seis meses sin ingresos. En mi caso, tengo dos emprendimientos y los dos están afectados, ya que estoy sin ingresos desde hace seis meses y, si no fuera por la ayuda de la familia y amigos,  uno no puede aguantar’. 
Mauro Olivera: ‘Es una gran tristeza y más después de estar cinco meses cerrados porque consideramos que el gimnasio es salud. Los protocolos estaban y nos preparamos muchísimo para la vuelta, pero no sé cuál es el motivo de esta medida. Lo que nos queda a nosotros es que la gente nos dice que estuvieron más cuidados que en otros lugares y que en otros rubros. La verdad es que no entendemos por qué no podemos seguir trabajando, ya que lo único que queremos es eso, con protocolos, con distanciamientos y con tapabocas, como lo hicimos esta semana. Mucha gente tuvo la suerte de abrir quince días y nosotros nos preparamos una semana para hacerlo, llevábamos siete días trabajando y nos da mucha lástima y mucha pena porque las cosas se estaban cumpliendo y no sé por qué estamos volviendo para atrás’. 
‘Consideramos que no somos foco de contagios dentro del gimnasio –aseveró–, para nada. La gente necesita de la salud, de la actividad física y realmente no entendemos cuál es la metodología porque consideramos que no somos foco de contagios. Hace 28 años que estamos abiertos y seremos los primeros en cerrar si consideramos de que adentro del gimnasio se puede contagiar alguien. Seremos los primeros en hacerlo o como lo fuimos cuando cerramos una semana antes que todos los otros rubros o cuando el Presidente dijo que se cerraban porque nos parecía que tenía que ser así. Es una gran tristeza y quiero recalcar, sobre todo, que la gente, amigos o clientes que fueron esta semana cumplieron los protocolos o limpiando las máquinas. Eso fue excelente y hay que felicitarlos a todos, porque nos dan el apoyo que necesitamos en este momento’.
Después de concluida la manifestación, representantes de gimnasios se reunieron con el secretario de Gobierno, Alejo Pérez, y con el secretario de Evaluación de Gestión, Maximiliano Felice, para exponer que deseaban volver a trabajar en esta fase 4, como se hizo en otras ciudades, pero los funcionarios les explicaron que la prohibición es a nivel provincial, por lo que no podrán reabrir sus puertas hasta que no se vuelva a la fase 5 de la cuarentena. 
A pesar de que consideraron que cumplieron con los protocolos como se les pidió para cuidar a los asistentes a esos lugares para realizar ejercicios físicos y con todas las medidas de seguridad, los gimnasios y escuelas de danzas por el momento no podrán realizar actividades, por lo que deberán esperar a que la situación sanitaria cambie para que puedan volver a trabajar.

Fuente: dehoy.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.