El Senado aprobó el proyecto de ley de robo a los jubilados

13/12/20- En todo el primer semestre del 2021 habrá un aumento del 5% frente a una inflación del 20 o 25%. Con el marco del debate en Diputados y la enorme concentración que desbordó la plaza Congreso por la media sanción de la ley del aborto, el gobierno aprovechó para que el Senado le diera media sanción al proyecto de ley que consuma un nuevo y enorme robo a los jubilados. Sin fisuras, con el apoyo de legisladores de todos los colores del peronismo, un proyecto que despega totalmente a las jubilaciones de la inflación, cuando se estima que la misma rondará el 50% en el 2021.

La inmensa mayoría de los jubilados, que cobra la mínima, y que en este mes de diciembre recibirá un haber de miseria de $19.034 (85% de los jubilados no supera la canasta de pobreza) y cobrarán $20.140 entre marzo y junio del año próximo. Esto supone que, a mediados del 2021, recibirán el 40% del valor actual de la canasta del jubilado.

La sesión de Senadores se convirtió en un circo con los representantes de la oposición centrados en la defensa del proyecto aprobado en diciembre del 2017 y que provocó la pérdida de casi un 20% en el poder de compra de los haberes jubilatorios y los oficialistas desplegando alabanzas sobre el proyecto aprobado que profundiza la caída en el valor de las actuales jubilaciones de miseria que cobra la inmensa mayoría de los beneficiarios. También  obviaron que el nuevo proyecto no contempla ninguna forma de recuperación de esa pérdida. Cabe aclarar que el FdT votó en general el proyecto de 2017.

Todos pasaron por alto que la “sustentabilidad” del sistema se ha derrumbado, en buena medida, por las rebajas sistemáticas de los aportes previsionales concedidas a las patronales, que llevan años y que se han mantenido y profundizado durante este año con la excusa de la pandemia. Y que el nuevo proyecto no se plantea reponer.

Haberes de miseria acordados con el FMI

En la nueva movilidad del proyecto del gobierno, consensuado con el FMI, el centro está colocado, en la “sustentabilidad” del sistema, es decir que la prioridad serán las cuentas “ajustadas” que plantea el Fondo y no la “sustentabilidad” de las familias de los jubilados actuales y futuros. Por eso se coloca un techo  a los aumentos, que serán de $1100 pesos de marzo a junio. Ambos bloques se orientan a liquidar a la jubilación como un salario diferido, a que la misma permita a los beneficiarios cubrir el costo de la canasta básica y a que sea convertido en un sistema que “garantice” a todos los jubilados solo una mísera pensión a la vejez

Llamamos a todas las organizaciones obreras combativas a organizar la respuesta, junto a los jubilados, contra este ataque. Debemos ganar las calles como en el 2017. Se plantea la necesidad de un inmediato paro general y un plan de lucha para frenarlo. Vamos por movilidad automática por inflación o por sueldos, lo que sea mayor. Defendemos la jubilación como salario diferido y los $50.000 para la mínima, sin tope para la máxima. Esto se garantiza con direcciones electas por trabajadores activos y jubilados de Anses, de las cajas provinciales, de Pami y las obras sociales.

Partido Obrero Chacabuco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.