EL DIARIO “LA NACIÓN” LE REALIZA NOTA AL GOLEADOR DEL ÚLTIMO ABIERTO DE PATO, GASTÓN LEMME

“Aprendí esto de mi familia; es algo que llevo en el alma”, dice Lemme en La Nación. A los 42 años, fue goleador del Abierto y prepara a su hijo para seguir su senda.

Gastón Lemme junto a su hijo Maximiliano, también jugador de Pato.
20/12/13- La fiereza que demostró en la final del Abierto Argentino de pato, en la que se consagró con El Relincho, no se condice con la paz para moverse fuera del campo de juego. Gastón Lemme fue la gran figura de aquella definición, en la que celebró su segundo título, y se consagró como goleador del torneo más trascendente que tiene este deporte en nuestro país.
Hombre acostumbrado a las definiciones en Palermo, su carrera en el pato viene de familia. Fanático de los caballos, la vida de este hombre valorizado con 8 tantos pasa por el campo, donde trabaja y doma caballos. Su pasión por los equinos se canaliza en el pato, ya que admite nunca haber jugado al polo: “Nunca tuve la posibilidad. Mi papá es jugador de pato, aprendí esto de mi familia, es algo que llevo en el alma. Te tienen que gustar los caballos, y este es un deporte muy divertido. Yo lo siento así”.

El amor por esta disciplina, considerada deporte nacional desde hace décadas, tiene a su tercera generación en proceso: su hijo Maximiliano. “Arrancó a jugar este año y ya ganó un par de torneos. Lo subieron a 4 goles. Es muy sereno”, es la descripción de un padre que se llena de brillo al hablar del joven de 20 años. Y el heredero Lemme promete, porque está ternado para ser la revelación entre los chicos. Como preparación para Palermo, Gastón se dio el lujo de entrar en un campo junto a Maxi: “Jugamos juntos y ganamos la Copa Interprovincial de Chivilcoy, tres semanas antes de que arrancara el Abierto”.

El historial de Lemme es contundente: en su 4° Abierto logró la segunda corona tras la lograda en 2007, también junto a los hermanos Juan Ignacio y Andrés Lanfranco. En las otras dos ocasiones fue finalista.

Luego, el N° 4 del equipo de la localidad de Rawson, en Chacabuco, le explicó a LA NACION el camino de su formación hacia la consagración. “Al principio nos faltaba entendimiento, porque hacía tiempo que no jugábamos con los chicos”. Es que, en el debut, la Rural de Pergamino lo superó ampliamente en el comienzo, y llegó a estar 7 goles arriba, aunque al final fue una caída por 16-14.

“Después empezamos a agarrar juego, empezamos a entendernos”. La evolución en el juego llegó para el segundo compromiso: pura contundencia para golear 23-14 a Barrancas del Salado Rolser. Con ese resultado, llegó la clasificación para las semifinales. “Por ahí mejoramos nosotros el nivel, el de los otros equipos fue muy parejo”.

Gastón explicó que el equipo no tuvo mucha continuidad, y que la suspensión de la Copa Recuerdo (previa al Abierto) les jugó una mala pasada: “Yo tuve que jugar con tres caballos nuevos, y es un deporte muy rozado. Por suerte me anduvieron muy bien”. En la semifinal, el duro escollo fue El Mochito, último campeón y finalista en 2010 y 2011, que era claro favorito para disputar una nueva definición en Palermo. Pero Lemme rompería todos los moldes para marcar 10 goles, en un 14-13 cerradísimo. En la definición, llegó el desquite, con triunfo por 14-10 sobre la Sociedad Rural Pergamino. “Había que apretar de entrada y recuperar el pato. No había que dejar que corran, porque son jugadores fuertes y que vienen fuerte. La cuestión era apretarlos ahí”, explicó sobre la táctica empleada en el encuentro decisivo.

Los siete goles en la final lo consagraron como el máximo artillero del Abierto, con 26 tantos. Sereno, el goleador repartió elogios: “Esto es un equipo, mis compañeros son los que me hicieron goleador. Los chicos realmente juegan mucho: son dos 10 (Andrés y Juan Ignacio Lanfranco tienen esa valorización). Donde los pongas, en defensa o ataque, te brindan la tranquilidad, y a mí me dan la posibilidad de llevar el pato, capaz por viejito, je”.

El Abierto ya es historia. Ahora, llega el tiempo de pensar en el futuro, para el cual Lemme siempre parece estar preparado: “A uno le gusta tanto que parece que nunca está fuera de la posibilidad de jugar un Abierto. Todo jugador quiere venir y demostrar en Palermo”.

La felicitación para el ganador del Olimpia

Más allá de la actuación de Gastón Lemme en la final, el Olimpia de Plata en Pato fue para Juan Ignacio Lanfranco, que marcó 5 goles en la definición, y fue el capitán de El Relincho, en una terna en la que competía con Ariel Tapia y Nicolás Taberna. Gastón Lemme, ganador del galardón en 2007, llenó de elogios a su compañero: “Lo veo muy bien: es un 10 de handicap y realmente está jugando como tal”. El año pasado, la distinción había sido para Tapia.

Fuente: lanacion.com.ar

Un comentario sobre “EL DIARIO “LA NACIÓN” LE REALIZA NOTA AL GOLEADOR DEL ÚLTIMO ABIERTO DE PATO, GASTÓN LEMME

  • el 20/12/2013 a las 19:15
    Permalink

    Excelente “Laucha”!!!!¡Qué admirable definición por lo que jugás y el análisis reflexivo para mejorar!. Y seguir preparado para la lucha!!!!, digno de admiración…..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *