Concejales debatieron la presencialidad y se registraron provocaciones e insultos

1/7/21- En el transcurso de una sesión en la que no faltaron gritos, insultos, mucho desorden y hasta invitaciones a pelear, el Concejo Deliberante decidió ayer enviar a comisión el proyecto presentado por el intendente Víctor Aiola para realizar un debate público sobre la presencialidad escolar fue enviado a una de las comisiones del cuerpo. De allí saldría para ser aprobado en la próxima sesión, que se realizará en no menos de dos semanas, por lo que el debate, de realizarse, se llevará a cabo durante las vacaciones de invierno, cuando la situación sanitaria del distrito puede ser distinta.
Actualmente, Chacabuco se encuentra sin clases presenciales en los establecimientos de la ciudad, a excepción de la Escuela N° 501, por estar en la fase 2 de las restricciones dispuestas por el gobierno provincial. Ante esto, la propuesta del Departamento Ejecutivo es realizar un debate, con la participación de todos los interesados, para solicitar a las autoridades bonaerenses que permitan la vuelta a clases independientemente de la situación epidemiológica.
Por ello, el Intendente pidió al Concejo Deliberante, a través de un proyecto de resolución, que se encargue de organizar esa instancia de diálogo que no está contemplada por ninguna ordenanza. 
El tratamiento del tema se llevó el mayor tiempo de la sesión y comenzó con una argumentación de Ignacio Orsini, presidente del bloque de Juntos por el Cambio, que consideró ‘una tragedia’ que no haya clases presenciales.
‘Tenemos un año y medio con los chicos habiendo ido poco a la escuela’, dijo también el concejal, que consideró importante que haya un espacio en el que puedan participar especialistas, así como integrantes de la comunidad educativa.
Desde el Frente de Todos, Javier Estévez dudó de la voluntad de diálogo del Ejecutivo, y puso como ejemplo que el Intendente no respondió a un pedido de audiencia que le hicieron los gremios docentes.
También afirmó que para que regrese la presencialidad en la ciudad deben reducirse los casos de covid-19, y consideró que hay ‘una responsabilidad del Ejecutivo’ en que ello no suceda.
‘Es obvio que la presencialidad es lo mejor’, dijo Estévez, que marcó la existencia de ‘declaraciones contradictorias’ de los funcionarios del área de Salud.
Más adelante, desde el Frente de Todos, también hablaron Ruth Williams y Martín Carnaghi. Este último, consideró que, más que preocupación por la presencialidad, en el oficialismo existiría la intención de ‘montar un show mediático y político para la campaña electoral de Aiola’.
Además, afirmó que ‘la figura del debate o audiencia pública’ no está contemplada en la normativa legal del Concejo.
Carnaghi también reprochó a los concejales oficialistas dejarse ‘avasallar’ por el Ejecutivo y no respetar la ‘división de poderes’, además de considerar que el proyecto debía ser rechazado.

‘Hay desesperación’

El siguiente orador fue Rodolfo Serritella, de Juntos por el Cambio, que aludió a que de parte de muchos padres ‘hay desperación’ por ‘la vuelta a las aulas’. También consideró que la gran mayoría de los docentes ‘quieren estar en las aulas’, lo mismo que sus dirigentes gremiales.’
‘Si esperamos que Chacabuco tenga 18 casos por día para volver a la presencialidad vamos a estar mucho tiempo sin tenerla’, agregó.
Luego habló Marcos Peralta, del Frente de Todos, y tuvieron un contrapunto Williams y Serritella. A esa altura, ya era común que los concejales dialogaran desde sus bancas, con o sin micrófono.
La situación se terminó de descontrolar a la hora de votar el proyecto de resolución. Sobre este tema había consenso entre los presidentes de los bloques de enviar el expediente a comisión, pero Orsini recordó que un concejal del Frente de Todos, en alusión a Carnaghi, había anticipado que lo rechazaría. Ante esto, el concejal opositor aclaró que votaría en contra, tras lo cual le espetó a Orsini: ‘Me sobra lo que a vos te falta’. Ello provocó gritos e insultos y llevó al presidente del cuerpo, Lisandro Herrera, a disponer un cuarto intermedio para tratar de recuperar el control de la sesión.
Mientras los presidentes de los bloques deliberaban con Herrera, en el salón hubo diálogos subidos de tono entre Carnaghi, Serritella y el radical Mario Dicundo.
‘Es inédito que un concejal invite a pelear a todo el mundo’, gritó Dicundo, refiriéndose a Carnaghi, mientras Herrera trataba de reanudar la sesión. A partir de allí, con los ánimos más calmos, se trataron los temas que restaban sin las interrupciones ni los incidentes que se habían dado minutos antes, los cuales hacía mucos años que no se producían en el Concejo.

Fuente y foto: www.dehoy.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.